David Daniels se lamenta por la falta de respeto del público ante su última actuación

twittergoogle_plusrssyoutubetwittergoogle_plusrssyoutube



“As I sit at 1:30 am with a woodford reserve/rocks in my hand (Honest and REAL) I want to tell you all about my experience tonight at the Human Rights Campaign Gala. I was asked to perform for 1300 people in the VIP..”Silent” auction room. As a supporter of HRC I was very excited to introduce OSCAR to a group that ( SUPPOSEDLY) supports gay and human rights. My guess is that most of them have no idea about Oscar’s imprisonment and STILL DON’T!!! Oscar’s story is so relevant today and I was so amazingly ready to bring the audience into his world. As I introduced the aria and Oscar’s letter that Whitney Walters was reading…all 1300 gay men and lesbians and their supporters talked and drank and ignored!!!!!!! I sang and my accompanist Rolando Salazar played and the audience spoke louder and louder. I almost stopped singing and walked off the stage ,but I have too much respect for music and for Oscar Wilde and MYSELF to do that. It’s very sad to me that I tried to bring something meaningful and powerful to a new audience and was rudely and disrespectfully ignored. I am gutted at the lack of respect tonight!! I donated my time tonight to something I believed in….”

Publicado originalmente en FACEBOOK
Traducción al castellano:

“Mientras me siento, a las 1:30 AM con un bourbon Woodford Reserve/rocks en mi mano (de manera honesta y REAL), quiero contaros a todos mi experiencia esta noche en la gala de la Campaña por los Derechos Humanos. Fui invitado a actuar frente a 1300 personas en la sala de subastas VIP “silenciosa”. Como partidario de HRC (Human Rights Campaign) estaba muy entusiasmado para presentar OSCAR a un grupo que (SUPUESTAMENTE) apoya los derechos humanos y de los gays. Creía que muchos de ellos no tenían ni la mínima idea del encarcelamiento de Oscar (¡¡y aún no la tienen!!). La historia de Oscar es hoy más que relevante y estaba más que preparado para retrotraer a esta audiencia a su mundo.
Al tiempo que hacía una introdución del aria y de la carta de Oscar que Whitney Walters estaba leyendo… todos los 1300 hombres y mujeres gays y sus partidarios se pusieron a hablar y a beber mientras nos ignoraban!!! Yo canté y mi compañero Rolando Salazar tocó, la audiencia hablaba cada vez más y más alto. Estuve a punto de parar de cantar y marcharme del escenario, pero tengo demasiado respeto por la música, por Oscar Wilde y por mí mismo como para haberlo hecho. Es muy triste para mí intentar llevar algo poderoso y lleno de significado a una nueva audiencia y ser ignorado de manera tan maleducada e irrespetuosa.
Me siento apenado por la falta de respeto de esta noche!! Dediqué mi tiempo a algo en lo que creo…”
Es ya muy tarde para hacer un comentario sincero ante esto. Soy, como dije hace varios días, un seguidor de este cantante y me apena profundamente que una obra con tanto significado (como bien dice él, “mucho más hoy en día”) sea pisoteada por un público al que las circunstancias superan con mucho. La ópera es uno de los pocos lugares dentro de la música que son capaces de soportar la profunda incultura que se ha instalado de manera ubicua, y más en los Estados Unidos. El público, más preocupado de hacerse la foto que de escuchar la importante historia que se les estaba narrando, de manera preciosista y musical, es un ejemplo más de cómo se ha convertido en un festival del postureo todo lo que envuelve a los Derechos Humanos.
What else can I say?
Otro día expondré esto más profundamente, no este hecho propiamente, sino lo que conlleva.
Un saludo.
Francisco Riveira
En Zaragoza, 5 de mayo de 2014.
Facebooktwittergoogle_plusmailFacebooktwittergoogle_plusmail

Sobre el autor Ver todos los posts

Francisco Riveira

Graduado en Filosofía. Investigador predoctoral en Filosofía y Retórica de la Ciencia.

Berlín, Alemania

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *