Publicar o no publicar, esa es la cuestión

twittergoogle_plusrssyoutubetwittergoogle_plusrssyoutube

read-876536_1280

Hace varios años posteé algo que dijo Diderot. Por aquel entonces, tenía la idea de que publicar un libro era una pérdida de tiempo tanto para el lector como para el autor. Para el primero, porque ya había demasiado publicado, y lo nuevo era simplemente una cosa más que añadir a su lista, que además no se situaría en un lugar prioritario. Para el segundo, porque con el tiempo las ideas siempre suelen mejorarse, ampliarse y definirse. Además del estilo, el maldito estilo. El estilo es, como dijo Flaubert, algo que tiene que estar, pero que no puede notarse. El estilo nunca debería estorbar, la personalidad del autor tendría que mantenerse al margen.

Pues bien, algo de razón hay en ambos escepticismos con respecto a la publicación de textos. Y por eso quiero moderar mi opinión al respecto.

Los que decidimos escribir un blog (no sé bien para qué, aunque siempre hay algún despistado que tiene la ventura de aterrizar en él) nunca estamos conformes con él. A mí me gusta corregir, pero no para mi blog. En ocasiones me sale bien, pero en otras resulta un texto ilegible. Sin embargo, no puedo evitar publicar, dejar alguna marca en un internet cada vez más plagado de gente y de opiniones que, a mi parecer, merece la pena combatir.

Tenemos que publicar porque tenemos que llenar espacios vacíos. Tenemos que publicar porque los que no piensan mínimamente en lo que dicen son los primeros en hacerlo. Aunque nos cueste diez veces más, es necesario hacer hueco. Es necesario conseguir SEO con nuestros posts, con nuestros metatags, etc. La gente lee cada vez menos libros, pero conforme pasan los años el acceso de la población se va haciendo más directo y con menos intermediarios. ¿Por qué no han desaparecido, si no, todos los periódicos? Porque la gente los lee, e incluso más en digital que en papel. Y no hablo tan solo de los países avanzados, sino también de los emergentes…

Sí, suscribo la mayor de las cosas que dije por aquel entonces. Decía: “pospón la publicación, ya hay demasiada mierda publicada, no pongas a vender un producto que está inacabado”. Sin embargo, vi hace no mucho tiempo un vídeo donde aparecían dos señores hablando sobre publicar en Amazon, y una cosa tan anodina (como lo es ver un vídeo de YouTube) me llevó a darme cuenta de lo siguiente: sí, puede que lo que se vaya a publicar no sea perfecto, puede que el ebook (o el book) necesite mejoras y que tu yo de dentro de cuarenta años se arrepienta de algunas de las cosas que escribas hoy, pero… ¿y si lo dejas pasar para siempre?

Esto no significa que me haya planteado compilar y publicar mi blog, como pensaba hacer hace algunos años, pero sí que me ha animado a volver a escribir diariamente. Hasta ahora no he podido, por cuestiones de tiempo (había que dedicárselo a los estudios). Sin embargo, de ahora en adelante, probablemente todo lo que escriba sea porque yo mismo me lo he propuesto escribir, y no porque alguna asignatura o profesor me hayan obligado a hacerlo. He terminado mi instrucción universitaria (grado+máster), ya soy autónomo.

Y voy a publicar pronto.

 

Facebooktwittergoogle_plusmailFacebooktwittergoogle_plusmail

Sobre el autor Ver todos los posts

Francisco Riveira

Graduado en Filosofía. Investigador predoctoral en Filosofía y Retórica de la Ciencia.

Berlín, Alemania

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *