Epistemicidio en África

twittergoogle_plusrssyoutubetwittergoogle_plusrssyoutube

Uganda_students

El profesor Francis B. Nyamnjoh considera que en África se ha producido un epistemicidio, es decir, que la conquista colonial en África ha impuesto el paradigma epistemológico del conquistador europeo.[1] Pensar que el conocimiento de los africanos es irrelevante y que requiere ser intercambiado por otro mejor es un ejemplo de actitud epistemicida.  Antes de la colonización, el sistema educativo en la mayor parte África no se articulaba a través de escuelas puesto que se daba mayor importancia a la educación no reglada.

El mito de que África es un pozo de oscuridad intelectual procede del mundo occidental. Esta es una visión estrecha que olvida hacer visible la dignidad, creatividad y humanidad de los africanos, y los analiza con el mismo patrón que a las sociedades europeas. La epistemología colonial reduce toda la ciencia a las preocupaciones del siglo XIX y XX con teorías “sobre qué es el universo”, en detrimento de las teorías de “por qué el universo es.”[2] La ciencia que los colonialistas valoran es la que pueda permitir mayores cotas productivas, por eso no puede compararse con las epistemologías populares y endógenas.[3]

La epistemología colonial aplicada a las ciencias sociales y naturales aplica dicotomías, dualismos, teleologías y analogías, descartando todo aquel conocimiento que no tenga sentido en términos cartesianos o behavioristas. La idea fundamental de Nyamnjoh es que las sociedades occidentales se han organizado con base a este tipo de epistemología. A partir de la colonización se han rechazado las epistemologías populares africanas, por dar espacio a las preguntas por el porqué e incluso a las “interpretaciones mágicas”

El colonialismo, en este sentido (al igual que en muchos otros), es un proyecto violento. La aplicación de los patrones occidentales ha conseguido que muchos modos de ver la realidad se hayan considerado como parte de un pasado a olvidar, dejando a sociedades africanas, etnias y tribus, huérfanas de significado. Nyamnjoh introduce una cita de Joseph Ki-Zerbo que resume esta idea en lo siguiente: “cuando privamos a los niños de sus raíces históricas, corremos el riesgo de despersonalizar a los pueblos.”[4]

También la prohibición de usar determinadas lenguas en entornos universitarios es un epistemicidio. El inglés, por ejemplo,  ha sido la lengua de instrucción en muchas academias donde se ha prohibido a los alumnos hablar en su lengua materna. Es un hecho que las universidades africanas de proyección internacional han africanizado a su personal, cuando hace décadas estaba formado en su mayoría por europeos y americanos hijos de colonizadores. Sin embargo, “los currícula o sus estructuras pedagógicas”[5] siguen siendo un reflejo de la realidad occidental. Tan “solo unos pocos países africanos se han molestado en adoptar políticas que animen a la educación en lenguas africanas.”[6]

Pero las universidades en general disfrutan de pocos recursos, lo que acaba produciendo graduados adaptados de mala manera tanto a la realidad africana como al mercado global. En Sudáfrica se valora mucho más un doctorado obtenido en Gran Bretaña o en los EE.UU que cualquiera obtenido localmente, lo que conduce al brain drain en niveles de educación terciaria.

El siglo XXI está permitiendo avances en esta materia. La esperanza del futuro educativo africano depende necesariamente de la consideración de la creatividad y de las epistemologías locales, pero también de las “conversaciones globales y cooperación entre universidades[…] para hacer iguales y reconocer tanto a las epistemologías marginales como a las dimensiones de la investigación científica.”[7]

[1] NYAMNJOH, F. B. (2012): “’Potted Plants in Greenhouses’. A Critical Reflection on the Resilience of Colonial Education in Africa” en Journal of Asian and African Studies 47 (2), p. 129

[2] NYAMNJOH, F. B. (2012): Op.Cit. p. 130

[3] Ibíd. p. 136 (Nyamnjoh prefiere intercambiar el término indígena por endógeno para evitar connotaciones peyorativas)

[4] Ibíd. p. 136, como cita Nyamnjoh del siguiente documento: Ki-Zerbo J (2010) Education et développement en Afrique cinquante ans de réflexion et d’action. Ouagadougou: Fondation pour l’Histoire et le développement endogène de l’Afrique. (Original work published 1972)

[5] Ibíd. p. 138

[6] Ibíd. p. 141

[7] Ibíd. p. 147


Para saber más:

  • FORJE, J. W. (2006): “Constructing a Developmental Nation. The Challenges of Science, Technology, and Innovation in the Socioeconomic Transformation of Africa” en Perspectives on Global Development and Technology 5 (4), pp. 367–384.
  • GAILLARD, J.  Ed; KRISHNA., V V.  Ed; WAAST, R.  Ed (1997): Scientific communities in the developing world. New Delhi: Sage Publications.
Facebooktwittergoogle_plusmailFacebooktwittergoogle_plusmail

Sobre el autor Ver todos los posts

Francisco Riveira

Graduado en Filosofía. Investigador predoctoral en Filosofía y Retórica de la Ciencia.

Berlín, Alemania

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *