La “idiotez” en Gustavo Bueno

twittergoogle_plusrssyoutubetwittergoogle_plusrssyoutube

Iba a hacer un post titulado así: “Los ingenieros y científicos, para ser buenos en sus actividades, tienen que ser idiotas”.
Iba a tomar la etimología antigua derivada del griego (idiotes) y hacer una especie de juegos lingüísticos para demostrar por qué para tener buenos científicos, que hagan bien sus tareas y, en el mismo caso, para tener buenos médicos, arquitectos e ingenieros, deberían ser idiotas en el sentido más ancestral de la palabra.

Así le gusta sorprender, entre otros, a Gustavo Bueno. Es muy potente (por lo chocante más que otra cosa) lo que una definición así puede sugerir al espectador.

-En un principio un ingeniero, por muy débil mental o idiota que sea (repito, en el sentido clásico) se va a sentir insultado y va a comenzar a ver al maestro de la etimología como un cretino que hace juegos con el lenguaje para llamar la atención.
-Posteriormente quizá entienda a dónde va a parar ese cretino, que no pretende otra cosa que decir que el argumento de un médico sobre cosas que no son medicina tiene tanta o menos calidad como la de un barrendero. Y se preguntará: ¿por qué me pone a mí como ejemplo de idiota?

Me gustaría desglosar el pensamiento de Gustavo Bueno en muchos posts, pero es tan amplio y abarca tantas áreas que necesitaría unos cuantos años más, al menos para conocer qué sería eso de cierre categorial y materialismo filosófico y luego poder criticar en consecuencia. Qué perturbante es aquel principio que obliga a conocer bien un sistema antes de criticarlo, perturbante porque bien puede ocurrir en el camino de la crítica que uno comience a interiorizar todos los conceptos y a hacerse adepto del mismo (cosa que sucede hoy en día a muchos leyendo a señoras como Simone Weil o a los marxistas clásicos, aunque no nos den apenas luz sobre los problemas de nuestro día a día).

Una de las cosas que más me han sorprendido escuchando conferencias de Bueno es que entremezcla en ellas teorías muy profundas (cuyo conocimiento y manejo es amplísimo, casi difícil de creer) además de una ironía muy sutil que las recorre. Libros como “Zapatero y el pensamiento Alicia” nos pueden resultar indicativos de por dónde se mueve Bueno ideológicamente pero, buceando un poco en ellos, vemos esos títulos como productos del marketing más que como (así pienso yo que debería ser siempre) una síntesis de su contenido.

Gustavo Bueno no opina.

Bueno siempre está girando entre una pretendida objetividad a la hora de hablar sobre el mundo (desde todas las aristas a las que su aparato gnoseológico permiten entrar) pero aprovecha para dar rienda suelta a algunos de sus sentimientos anti-gilipollas e idiotas.

El resultado es muy simpático, son flechas argumentales, ves cómo palpita en cada una de ellas, no sabes si es la razón, si es el sueño de objetividad que tanto han perseguido la mayoría de los filósofos… pero aprendes, ves, distingues, te ayuda a saber qué está bien argumentado y qué está mal, a veces en las mesas redondas está hablando un ponente y por detrás (si los micrófonos no están apagados) se escucha a Gustavo Bueno afirmando lo dicho o negándolo, no callado, no se puede callar, no se lo permite ni su edad ni su ímpetu. Ya no está en edad de callarse, así deberían hacer todos, un profesor no puede (a mi parecer) jubilarse del todo, si estuviese verdaderamente apasionado por las teorías o por las prácticas en las que desemboca no podría jamás de dejar el terreno de debate, no podría pensar siquiera en abandonar esa crítica constante, esa argumentación potente, pasando de falsas humildades y llevando por bandera su conocimiento y estudios.

No he encontrado mejor orador en la actualidad que Gustavo Bueno, mejor dicho, no he encontrado un posible contrincante más eficaz y dañino en debates racionales como lo es este hombre (por supuesto, dentro de su rama, porque Bueno también es idiota, usando el sentido etimológico, en las demás ramas que no conoce). No siento deseo alguno de enfrentarme a algo así, al menos hasta dentro de unos cuantos años no tendría las suficientes herramientas para ello y probablemente Gustavo ya haya fallecido. Aún así siento que llegar a su nivel es una especie de meta intelectual, de compromiso adquirido.

Cuando una persona es llamativa y eminente en su campo se suele decir que hay dos opciones: o amarlo u odiarlo. Tampoco creo que esta cuestión se pueda aplicar aquí, no se puede pensar en Gustavo Bueno con las tripas (aunque, repito, muchas de sus críticas y comentarios parezcan encontrar mayor energía usando esas tripas, pero siempre sublimándolas y proyectándolas en su discurso fundamentadísimo y correcto), no creo que se trate de quererle o despreciarle.

La regla general en este país, como todos sabemos, es despreciar a lo eminente. Cuando se muera quizá reciba algunos premios póstumos y consideraciones y haya gente que se dé cuenta de que existía. Eso me molesta bastante, tanto cuando los llevo conociendo desde hace años y de repente gente que no tenía ni idea de su existencia comienza a descubrir su valor como viceversa, cuando con el pensador (o lo que fuese) estaba vivo y yo mismo he ignorado su existencia.
Pero llega un punto en que los años pasan y no conocer a determinadas personas es una especie de pecado en una comunidad, ¿quién no conoce hoy a Jose Luis Sampedro? No voy a decir que quién no conoce a Emilio Lledó o a otros, pero la muerte les reconcilia con la publicidad.

Lástima que el pensador del siglo XXI, si quiere ser tenido en cuenta, deba dedicar la mitad de sus esfuerzos a publicitarse en radio, televisión e internet.
Pues bien, Gustavo Bueno recoge en su figura y en su vida el paradigma del pensador: completo, escritor, profesor, publicitado, crítico y polémico.

Critiquémosle, con argumentos fundados, evitemos a toda costa esa idiotez tan positiva para el científico y perniciosa para el opinador público.

PD: Este post es una alabanza a Bueno como figura, las críticas no se harán esperar conforme, repito, tenga los medios y el conocimiento suficiente como para realizarlas.

Facebooktwittergoogle_plusmailFacebooktwittergoogle_plusmail

Sobre el autor Ver todos los posts

Francisco Riveira

Graduado en Filosofía. Investigador predoctoral en Filosofía y Retórica de la Ciencia.

Berlín, Alemania

8 comentariosDeja tu comentario

  • Ya basta de papanatismo con este hombre, que si destaca por algo no es por filosofo sino por megalómano y bocazas. Si este es nuestro mejor filosofo el panorama en este país es como para pegarse un tiro.

  • A mí Bueno me parece un gran filósofo; comprende muy bien el mundo en que vivimos. El problema es que ya hace mucho tiempo que olvidó el ideal: se lo ha cargado. Para Bueno, el mundo es el que es, y punto. Qué decepción. No me extraña que digan que es de derechas: si algo ha caracterizado a las izquierdas es la insistencia en el otro mundo, no el del más allá, por supuesto, sino en el del “deber ser”: ese mundo donde, con muchísimos esfuerzos, se han promulgado leyes para evitar los abusos, se han defendido a las minorías y se ha ayudado a que la mujer se emancipe.

    Bueno defendió que se perpetrase la guerra de Irak; piensa que la mesura, a la que él llama “tibieza”, es signo de “debilidad”; habla todo el rato de enfrentamientos y dice que los estados están para competir y entablar guerras. Es un ser agonal; no sé por qué, pero creo que esto no lo decía con treinta o cuarenta años. Yo ya perdí interés en su obra, y eso que sólo conseguí leer “La metafísica presocrática” y los “Ensayos materialistas”. De todas formas, insisto: me parece un gran pensador, a pesar de todo. Y seguro que él pensará que soy tonto o un pánfilo, es decir, un “amigo de todos”, pero me trae sin cuidado: yo pienso de él que, de tanto razonar, ha acabado por convertirse en una especie de Hegel hispánico con una dialéctica diferente, pero, en el fondo, igual de idealista que el petardo alemán, porque siempre acaba dándole la razón a la realidad; pero la realidad es un estercolero si uno destruye el deber ser.

    Buen blog.

    Un saludo.

    • Decir que moralmente nadie quiere que se perpetre la guerra pero que políticamente sí era una buena decisión creo que no es postularse a favor o en contra, simplemente es interpretar una realidad.
      Así como pocos se manifiestan en contra de las cruzadas que hacemos en países para conseguir sus recursos naturales creando guerras o facilitando el gobierno a políticos fácilmente corruptibles también pocos nos revelamos ante la alta dependencia que tenemos de todo ello, entrando en una hipocresía mientras llamamos desde nuestros teléfonos de última generación o consumimos combustibles y un largo etcétera de sinsentidos morales.
      Las lecciones morales están muy bien, estuve en la manifestación de Madrid contra la guerra pero me sentiría mal si no analizase toda la realidad que supone nuestra manera de vivir y de la la que pocos reniegan y sin duda creo que son los únicos que podrían dar lecciones de moral.

      • Álex:

        Pues, salvo por el ordenador, que utilizo a menudo, he renunciado a parte de nuestra forma de vida: no tengo coche ni móvil ni televisión. De todas formas, estoy seguro de que, de un modo u otro, participo en lo que los teólogos de la liberación denominaron “pecado estructural”. Pero, si no sé en qué participo, ¿estoy pecando realmente? ¿El pecado puede ser una acción perjudicial cuyo perjuicio es desconocido por quien supuestamente peca? Yo diría que el pecado es siempre una acción consciente, porque, sin conocimiento de que se peca, no hay pecado: el mal es una decisión libre.

        Yo soy un ignorante en lo que a materias primas se refiere. En cambio, Bueno, que no desconocía en absoluto los estragos de la guerra, la justificó, aunque se empeñe usted en negarlo.

        Saludos.

  • El sistema filosófico que Gustavo Bueno denomina materialismo filosófico -como si fuera el único y exclusivo materialismo que puede darse- no es más que una tergiversación del marxismo para volver a Hegel a través de un constructivismo social. Bueno propone la idea de una materia en sentido ontológico general que se identifica con el Ser y que se caracterizaría por su negatividad, indefinición e indeterminación. En suma, la materia trascendental no puede ser agotada por el conocimiento humano. Es la actividad humana la que construye el mundo y no hay más Mundo que el construido que, a su vez, ha sido segregado de dicha materia trascendental que se corresponde, casi punto por punto, con el Dios de Santo Tomás; podría haber hablado perfectamente de Dios, en vez de materia trascendental”, y su sistema filosófico seguiría siendo el mismo. En suma, la ontología de Bueno es una forma de teología moderna maquillada bajo una capa de hegelianismo neocon.

    Gustavo Bueno apoya la política militarista, a su modo, ha justificado a la dictadura franquista y mantiene posiciones políticas que se aproximan bastante a las tesis de revisionistas como Pío Moa, a quien sus discípulos -Atilana Guerrero- invitan a dar conferencias y presentan públicamente. en síntesis, defiende un nacionalismo español integrista. Su pensamiento, aunque se cuida mucho de no explicitarlo claramente, desprecia la democracia participativa y enaltece la plutocracia de mercado; reivindica el “choque de civilizaciones” en contra de las no occidentales y considera que el matrimonio homosexual es una perversión que destruirá a estas últimas. Su filosofía jurídica defiende el principio “dura lex, sed lex”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *