Los orígenes de la cultura – Primera parte

twittergoogle_plusrssyoutubetwittergoogle_plusrssyoutube

Este conjunto de posts tiene una finalidad didáctica. Los he extraído de sendas partes de un ensayo presentado hace unos 3 años así que lo más seguro es que cualquier opinión aquí vertida  esté más que superada. ¿Por qué lo publico? Por esa finalidad didáctica. Más allá de las conclusiones, creo que la exposición de la cuestión queda tratada con una mínima solvencia.

Espero que os guste y os aproveche.


Bibliografía:


-LÉVI-STRAUSS, C., Las estructuras elementales del parentesco, Barcelona, Paidós, 1981

-FREUD, S., Tótem y tabú, Madrid, Alianza, 1970.



Introducción:


Las fronteras entre lo natural y lo cultural se dirimen atendiendo a la prohibición del incesto.
Tras múltiples investigaciones tanto en la rama de la sociología, filosofía o psicología se ha llegado a la conclusión de que el comienzo de lo que entendemos por “cultura” (es decir, manifestaciones de una sociedad civilizada) se da en la prohibición del incesto.
No es que surja como consecuencia de esa prohibición, puesto que el hecho de prohibir ya implica una suerte de ley. La prohibición o, como veremos más en profundidad, el horror al incesto, ocurren y constituyen por sí mismas la aparición de la cultura.
Pero al investigar esas fuentes no podemos menos que preguntarnos si de verdad son tales, si el lugar donde investigamos es efectivamente “natural”, qué entenderíamos también por natural para ponerlo en contraposición a lo cultural. ¿Existió alguna vez, desde la constitución de la humanidad como especie, algún estado natural, algún a priori cultural?.


Para esta serie de posts me basaré en el texto “Tótem y tabú” de Sigmund Freud, padre del psicoanálisis, que llevó a cabo sus estudios a caballo entre los siglos XIX y XX, uno de los maestros de la sospecha junto a los filósofos (entre otras ocupaciones) Marx y Nietzsche. Freud acudirá en bastantes ocasiones, como es natural, a su teoría del psicoanálisis para demostrar ciertos rasgos que implican el incesto u otros comportamientos inexplicables por una ausencia de ley humana que los restrinja.
He prestado más atención a los dos primeros capítulos, en los que recae la parte más teórica del libro y donde Freud procura encontrar una explicación a este fenómeno (apoyándose en tesis de investigadores como Frazer, Westermarck, etc). Son los llamados“El horror al incesto” y “El tabú y la ambivalencia de los sentimientos”.


Además, basaré la segunda parte de esta serie en el ensayo “Las estructuras elementales del parentesco” del antropólogo francés Claude Lévi-Strauss, quien también se pregunta por el inicio de lo que llamamos cultura y de qué sucesos acaecen entonces. Estando su visión y métodos de estudio fundamentados en la antropología, intentaremos también extraer los fundamentos que utilizan los ejemplos que puedan ilustrar la conclusión de esta monografía. Me basaré en los primeros capítulos de la introducción: “Naturaleza y cultura”, “El problema del incesto” .


El interés que pudiera tener el análisis de esos “a prioris” culturales a la hora de encontrar el paso de la naturaleza a la cultura sería el poder llegar a encontrar los elementos diferenciales, puesto que las culturas van cambiando conforme pasa el tiempo y también sus peculiaridades. Estaría de más, como dirán los escritores tratados aquí, incidir en esa génesis.



No quiero dejar este post tan cojo, para ello os comparto un vídeo de Gustavo Bueno en el que se ofrece la definición de cultura que yo, a grandes rasgos, asumo.
Facebooktwittergoogle_plusmailFacebooktwittergoogle_plusmail

Sobre el autor Ver todos los posts

Francisco Riveira

Graduado en Filosofía. Investigador predoctoral en Filosofía y Retórica de la Ciencia.

Berlín, Alemania

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *