Necesito aprender turco

twittergoogle_plusrssyoutubetwittergoogle_plusrssyoutube

Soy un extranjero en un país que no es el mío y no he tenido ni tiempo ni oportunidad de aprender el idioma. Ya me ha pasado factura. Yo soy de aquellos que se molestan mucho cuando los ingleses parecen exigir que todos sepamos su idioma. ¡Y ahora soy yo el que “exige” que los turcos sepan hablar inglés para poder pedirles un té!

No me gusta esta situación. Obviamente no me había pasado nunca antes. Además, creo que no exagero. No quiero venir a Turquía para cerrarme en un grupo de Erasmus que sólo usa el turco para saber en qué estación de metro bajarse. Me gustaría también acostumbrarme al país, estar en todo tipo de ambientes y poder al menos comunicarme básicamente con los comerciantes y con el resto de personas. Se me queda cara de bobo cuando un dependiente me mira como esperando respuesta, o yo le miro a él y le comienzo a explicar algo en inglés y él me dice: no english, sorry. Eso es desesperante y un hándicap de cara a la vida normal que uno hace en un país.

Voy por la calle, voy por los centros comerciales y en tres días me ha dado tiempo a entender algunos de sus productos básicos (té, agua fría, etc) pero no sé cómo pedirlos sin recurrir a gestos manuales o a palabras en inglés. El inglés y su maldita pretensión de universalidad, que hasta los que no somos ingleses la adoptamos. No ha sido la primera vez que un turco me ha puesto mala cara al comenzar a hablar con él en inglés para pedirle algo. En una ocasión me dijeron: yo hago el esfuerzo de aprender inglés, hazlo tú para aprender turco. Imagino que no notó tampoco que el inglés no era mi primera lengua y que tanto él como yo habíamos estado, en algún momento de nuestra vida, en las mismas condiciones con respecto a esta lengua.

Por lo demás, es bastante entretenido aprender un idioma de esta forma. Me rodean personas que constantemente hablan en turco, mensajes, carteles y anuncios… lo único que parece no ser turco en esta ciudad son los cantos de las mezquitas (árabes) e imagino que si uno presta la atención suficiente llega a reconocer las palabras o fórmulas oratorias básicas (como cuando uno, si se aplica lo suficiente, es capaz de entender lo que se habla en una ópera de Wagner, aun no sabiendo alemán).

Así que este es mi desahogo del día de hoy. Uno de mis primeros días como Erasmus. Ya instalado en un piso (parece imposible, pero en unos 3 días ya hemos conseguido piso en una zona excelente) y con la seguridad de que todo va viento en popa al menos en las cuestiones burocráticas.
La semana que viene comienza la nueva Universidad y eso será un chute de inglés en vena. Mis días, así lo espero, serán un intercambio constante entre inglés y turco.

Por mi parte, para evitar esta desgracia personal, voy a intentar encontrar un curso de turco lo antes posible para salir de este atolladero.

¡Un saludo!

Francisco Riveira

En Estambul (Mecidiyeköy), Turquía.

Facebooktwittergoogle_plusmailFacebooktwittergoogle_plusmail

Sobre el autor Ver todos los posts

Francisco Riveira

Graduado en Filosofía. Investigador predoctoral en Filosofía y Retórica de la Ciencia.

Berlín, Alemania

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *