No creo que los filósofos tengan, por ley, que dedicarse a cambiar el mundo

twittergoogle_plusrssyoutubetwittergoogle_plusrssyoutube

El marxismo, el cristianismo, el neoliberalismo y cualquier otro -ismo tiene una estructura lingüística e ideológica que le permite entender el mundo.
El conocimiento sobre el mundo se hace siempre bajo una filosofía, nunca sobre ella. Podemos conocer esa filosofía, en tal caso estaremos ante un metalenguaje,
pero si queremos ser finos y concisos no podremos basar todo nuestro conocimiento en un meta-conocimiento.
Para conocer esa estructura es necesario conocer la filosofía. Si para algo sirve la filosofía es para conocer el campo en que están cultivadas todas nuestras ideas sobre el mundo aunque nosotros no seamos conscientes de que así sea. Hay personas que hablan de “filosofía de vida” o de la “filosofía empresarial”, eso es lo mismo que la adecuación del escepticismo al triunfo de la ciencia natural por encima de cualquier otro saber: es una apropiación ilegítima de un término con mucha historia. Esa no es la filosofía que yo entiendo como valiosa. La filosofía ha de ser inmanentista pero, en ocasiones, ha de escarbar en lo obvio. La filosofía es, como decía Zubiri, un conocimiento de lo obvio, de aquello que nos encontramos enfrente cuando vivimos y sobre lo que tenemos alguna intuición feliz (acertada) pero que, en la mayoría de las ocasiones, no comprendemos profunda e íntimamente.

La íntima realidad social es irreducible al intento humano de comprensión a través de estructuras ideológicas ad hoc, previamente estipuladas, que atienden a cuestiones históricas, políticas o personales. Además, el fenómeno curioso de la sociología (que es lo que la convierte en una empresa, al menos hasta cierto término, absurda) es que al tratar nosotros de explicar el mundo o al intentar poner en práctica nuestras teorías de laboratorio, estaremos cambiando el mundo. La utopía no puede conceder fuerzas a la ingeniería social, así habla Popper. Esto no es, ni mucho menos, una crítica a las utopías. Yo soy el primero que ve valiosas las utopías y creo que Popper en ese sentido estaba influido o “perturbado” por la manera lógica de ver el mundo.
La ingeniería social que ocurrió en el socialismo a principios del siglo XX da la razón a estos críticos.

Quizá no vale con aplicar la ingeniería (planificación y puesta en marcha de esos principios) a la sociedad sino de permitir a la misma, a la sociedad “mayor de edad” (esto sé que es puro idealismo), poder obtener las herramientas de crear la realidad que en cada momento mejor le convenga. Puede que en ocasiones sea preciso derogar la propiedad privada de los medios de producción o, en otras, expropiar las casas cerradas a los bancos porque familias enteras están viviendo en la calle. En ambos casos estamos atendiendo a problemas puntuales.

El marxismo, concluyo, queda cojo explicativamente ante la profunda realidad social que va muchísimo más lejos de lo que Marx podría haber soñado en sus peores pesadillas. Sobre Marx, de su mano, cogiendo distancia… lo que os apetezca, pero no os caséis con determinadas categorías cerradas para mayor tranquilidad en vuestras vidas.

Veo en vosotros lo que más odiáis: a reaccionarios, carcas, conservadores (lato sensu) de las teorías más famosas de la academia pero incapaces de afrontar con seriedad y visión amplia la inenarrable realidad social del presente.

Y ese consuelo en la teoría y en el cierre categorial es un efecto de la moral de débiles de la que hablaba Nietzsche.

Un saludo.

Francisco Riveira.

En Zaragoza, 15 de enero de 2014.

PD: Dice Marx que los filósofos, ahora, tienen que tratar de cambiar al mundo. ¿Quién ha dicho que los filósofos tengan necesariamente que ser activistas? Esto es un dogma marxiano. El filósofo ha de preferir siempre una reflexión profunda. La acción puede esperar si esa reflexión no ha dado sus frutos. El pensamiento de baja calidad es este pensamiento fruto de la rapidez de los tiempos, de la necesidad de producción académica o escrita. Creo que los filósofos tienen que seguir interpretando el mundo. ¿Puede que haya filósofos que, en sus ratos libres, lo cambien? Sí. ¿Puede que existan filósofos que hagan ambas cosas al mismo tiempo? Si lo hacen será en calidad de sujetos sociales. No recuerdo ningún filósofo -a lo largo de la historia- que haya dado demasiado de sí y que al mismo tiempo haya sido un genio político. De hecho los filósofos/políticos han sido censurados en un plazo no mayor de 20 años por atender y depender demasiado de la opinión pública y de su partido. También creo que un filósofo no tendría que meterse en política (al menos en la institucional) porque si es capaz de hacer algún bien será gracias a su teoría, no a su capacidad de oratoria o control de las masas.

“Ahora de lo que se trata es de transformarlo” es una opción política, desde luego muy loable, pero que en ningún momento puede ser de obligado cumplimiento para la comunidad filosófica (al igual que a un químico no se le pide que, al mismo tiempo que está estudiando la nitroglicerina, evite que su ejército la use para volar una base enemiga por los aires).

Se me dirá que hay muchas maneras de hacer política. Por supuesto. Y una de ellas es desde la filosofía. Pero hacer política desde la filosofía no es lo mismo que hacer activismo de dicha política. El filósofo no ha de ser apolítico, pero sí tratar de mantener alguna distancia con esas ideas, conceptos y sus consecuencias.

Facebooktwittergoogle_plusmailFacebooktwittergoogle_plusmail

Sobre el autor Ver todos los posts

Francisco Riveira

Graduado en Filosofía. Investigador predoctoral en Filosofía y Retórica de la Ciencia.

Berlín, Alemania

2 comentariosDeja tu comentario

  • ¿La materia de la filosofía son palabras? ¿Son discursos? ¿La filosofía es mera retórica? ¿Las Ideas no constituyen el mundo? Si lo constituyen, ¿meramente cómo el lenguaje? Si no lo constituyen, ¿existen las Ideas? Si no existen, ¿de qué se ocupa entonces la filosofía? Si existen, ¿están más allá del mundo? ¿Qué es un metalenguaje? ¿Hablar de meta- (y descartarlo por ponerse fuera de aquello de que se trata, verbigracia, metafilosofía, metafísica, metalenguaje) no es ponerse al borde del trilema de Münchhausen? ¿Los contenidos de la filosofía son sustantivos? ¿La filosofía es equivalente al resto de las ciencias? ¿Es la madre de las ciencias? ¿Es su hija?

    • Adenda: ¿las teorías no cambian el mundo?, ¿cambiar el mundo no apela a la praxis (¿revolucionaria?)?, ¿praxis se contrapone a teoría? y ¿no dicen que no hay nada más práctico que una buena teoría?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *