Qué hay detrás de los contrarios a la Renta Básica

twittergoogle_plusrssyoutubetwittergoogle_plusrssyoutube

Cuando somos pequeños un modo de sobrevivir en los entornos sociales es haciéndonos homogéneos, siguiendo modas, copiando formas de hablar y de actuar. Los grupos son parte principal del desarrollo del individuo porque le permiten socializarse correctamente. Es muy claro que una carencia en este sentido puede resultar en dificultades en la vida adulta para mantener relaciones sanas y provechosas.
Esta es la teoría. Es una teoría psicológica (psicología de grupos) que se aplica casi de manera universal. En psicología de grupos hay un punto de partida según sea el país al que este grupo pertenece. Se suele decir que en los países asiáticos se tiene una preocupación más fuerte por la sociedad que por el individuo en concreto mientras que, en los países del primer mundo occidental, donde el modo de vida liberal ha hecho mella, las personas se preocupan más por sí mismas, por sus vidas y por sus proyectos, sin pretender en ningún momento que lo que hagan pueda facilitar la vida a los demás.
No hay más que ver qué ocurre cuando se propone la renta básica en países como Suecia. Podría decirse que votar no a una propuesta como esta tiene más que ver con un egoísmo criminal que con una reflexión profunda sobre la situación de los habitantes de un país. Sin embargo, sí que los hay, sí que hay argumentos en contra, argumentos que de alguna manera basan sus razones en teorías económicas (liberales) y en supuestos cuidados hacia aquellos que más beneficiados resultarían de tales medidas: votamos en contra de que tengas un poco de dinero para sobrevivir dignamente y que no aceptes cualquier trabajo basura porque si no la economía entrará en inflación, los empresarios sufrirán mucho y, la más importante y mentirosa (al menos en España), si te damos dinero entonces podrás hacer el vago ya que nada te obliga a molestarte en encontrar un trabajo.
Cuando hablamos de gente que pasa hambre mis alarmas se activan. Hay formas y formas de discutir la cuestión de la renta básica universal y, de hecho, no es una solución que se haya inventado ahora. Me da que la mayoría de las críticas a esta vía de solución de los problemas más graves de la sociedad moderna (el hambre, la pobreza) tienen menos de compasivas y empáticas que de teóricas del librillo de las más modernas escuelas de negocios y economía.
Aquí no discutiré las buenas razones en contra, discuto esa intención intrínseca, ese odio irracional (o basado en patrañas) que nos motiva a llamar a la gente vaga antes de que lo demuestre, que nos hace actuar como adivinos sobre realidades que, en nuestra sociedad, nunca se han llevado a cabo. Cuando la mayoría de personas que critican esta renta básica lo hacen basados en que es una medida utópica porque promoverá la “naturaleza” egoísta y vaga de todos los seres humanos al mismo tiempo están definiéndose a sí mismos como egoístas y vagos. Egoístas en puestos de importancia, vagos de puertas hacia dentro. Más daño hace el que trabaja toda su vida para enriquecerse a costa de los demás que el pobre vago que vive de las sobras de los dueños del mundo.
Francisco Riveira
En Estambul, Turquía.
Facebooktwittergoogle_plusmailFacebooktwittergoogle_plusmail

Sobre el autor Ver todos los posts

Francisco Riveira

Graduado en Filosofía. Investigador predoctoral en Filosofía y Retórica de la Ciencia.

Berlín, Alemania

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *