Sobre el episodio número 30 del podcast

twittergoogle_plusrssyoutubetwittergoogle_plusrssyoutube

* Este post viene a cuento de el siguiente enlace: http://www.ivoox.com/nobody-is-perfect-podcast-030-audios-mp3_rf_1150360_1.html

El problema de los posts es que no suelen ser multimedia salvo que les metas alguna foto.  Yo, en el de hoy, he decidido adjuntaros el enlace al episodio número 30 de mi podcast “Nobody is perfect”, un episodio de hora y pico en el que no hablo yo sino otra persona y, ya veis, no sobre filosofía sino sobre arquitectura.
Así que aprovechad que este post es multimedia porque no es algo muy habitual (ya que, y cada vez más, lo habitual es expresarse en esos exiguos 140 carácteres a lo sumo con un enlace que amplie la perspectiva).

Esto va a ser breve.
Cuando hablamos de arquitectura no hablamos de metafísica. Es más por suerte que por desgracia, ya que al insertarnos en una espiral de especulación y sobreinterpretación (muchas veces empujados por nuestra propia ideología que, como ya escribí hace unas cuantas semanas, es algo tan pegado a nosotros como nuestra sombra) tendemos a perder el norte de la discusión, tejer nuevos problemas que, lejos de explicar lo inconcluso de la afirmación primera, se escapan de ella y lo llevan todo a puerto conocido, cosa estúpida, arrogante y estéril.

Por eso me gusta tanto hablar de lo vivo y de lo que se te puede caer encima de la cabeza como no esté bien montado. Sea lo dañina que sea una ideología y pertúrbenos lo que nos perturbe, no nos va a hacer un daño físico y, en este mundo, aunque nadie se muera de hambre (al menos en este mundo “primero”, en este país), no estamos lo suficientemente preparados y desligados de lo carnal y fisiológico como para desprendernos de ello e iniciar un viaje intelectual totalmente aséptico.

Vaya, que la ideología no desprende paredes ni es causa única de que alguien muera… no es el instrumento en sí, sino que se usan armas, se usan palas o se usan las propias manos.

Así que, como cuando hablamos del aborto y de sus implicaciones éticas, hablar de arquitectura y de que un edificio se nos pueda caer encima porque la estructura esté resintiéndose al estar esta hecha de hierro o de otro material del estilo es hablar de la REALIDAD.

Creo que es interesante estudiar (no sé si alguien lo ha hecho) las implicaciones éticas de que un edificio sea de tal o cual manera o esté así o asao construido. Es importante porque, no cabe duda, según hagamos un edificio, así viviremos… y, por supuesto, según vivamos o queramos vivir, así haremos los edificios.

Me pregunto aquí si la gente se da cuenta de la importancia que tiene el lugar que pisa y lo mucho que le puede llegar a determinar.

Nadie pinta las paredes de negro (salvo casos muy particulares), nadie quiere vivir en casas que no le permitan estirar los pies o no sufrir goteras o gritos del vecino. La privacidad, el color (a pesar de que la colorterapia me parezca un timo bien gracioso), los materiales, la calefacción… en general, todo lo que nos rodea en los momentos ociosos, ese continente que no ponemos en cuestión, esa jarra en la que nos echamos agua y ese color de sábanas que nos tapan cuando dormimos… todo ello es condicionante de nuestro carácter, modo de vivir y de pensar.

Con esta reflexión quiero dar “apéndice” al episodio número 30 que os recomiendo fervorosamente

Un saludo.
Fran Riveira

En Zaragoza, a 13 de abril de 2012.

Facebooktwittergoogle_plusmailFacebooktwittergoogle_plusmail

Sobre el autor Ver todos los posts

Francisco Riveira

Graduado en Filosofía. Investigador predoctoral en Filosofía y Retórica de la Ciencia.

Berlín, Alemania

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *