Un paraíso lleno de basura

twittergoogle_plusrssyoutubetwittergoogle_plusrssyoutube

No sé sobre qué bases antropológicas se sostiene este dogma de fe neoliberal que dice que hemos de realizarnos a través de nuestro trabajo.
Me parece una salida muy fácil a todo. Mantenerse en el statu quo siempre es la salida más fácil. Creo que hay que leer con mayor atención esos cantos a la pereza y a la inacción.

¿Qué es sino inacción y pereza la teoría del decrecimiento?
Si hay que decrecer en producción y en polución entonces hay que trabajar menos o de otra manera. No, cuando digo de otra manera no hago ninguna concesión al trabajo. Creo que el futuro de cualquier sociedad civilizada tendría que pasar por poder ofrecer una renta básica a todos sus ciudadanos. No me valen contra esto retóricas de la excelencia y de la competitividad, retóricas asesinas e insostenibles. Ese tendría que ser el objetivo de cualquier sociedad. Otras sociedades tienen como gracioso objetivo el comer tres veces al día… ¡qué locura! Igual en este país tenemos que comenzar a proponer propuestas de esa índole para partir de la base.

Las políticas no parten de la base sino que están a otro nivel. El nivel macroeconómico (la macro-economía, pseudociencia asesina por excelencia, incapaz de predecir la podredumbre humana, ergo asesinato científico) es el que aparece en los primeros minutos de cualquier telediario. Me pregunto si (el que tiene el lujo de tener una casa y una televisión -si no le han cortado antes la electricidad-) alguien entiende esas cifras y terminología. ¿Está la sociedad obligada a entender de economía? No. Tiene derecho a estar informada y a no ser analfabeta funcional pero no tiene por qué saber de bolsa ni de inversiones extranjeras ni de cosas que no le van ni le vienen… al ver ese inicio de telediario observa las mareantes cifras con un acostumbrado estupor y con una resignación dignas del judío más viejo del campo de concentración que ha visto morir ya a toda su familia.

Ufff, me he ido totalmente de tema pero me da igual.

No sé qué bases antropológicas hay en este sistema pero está claro lo que dicen: el hombre es, en esencia, productor. El hombre se primitiviza y se vuelve cazador-recolector en una sociedad en que dichas actividades tendrían que estar ya más que automatizadas. “Running for your lives”, que dice la canción de Iron Maiden.

Así que no me apetece caer en ese juego, todo lo contrario, me sienta bien denunciarlo y me parece un servicio público que alguien pueda leer esto y, estando o no de acuerdo con lo que digo, reflexionar un poco al respecto.

Como no quiero ser moralista, que para eso tenemos a los periodistas de Público y a los Pablos Iglesias de turno, dejo aquí mi reflexión. Esto es lo que pasa y así es como de mala manera lo describo.

Iba a decir que hay que tener cuidado pero es que ya teníamos que haber tenido cuidado hace años. A veces leo ensayos de los años 80, todos ultraeuropeístas, preocupados por el estado de bienestar, ¡qué gozo! Cuando las necesidades básicas están cubiertas, ¿qué le pasa al ser humano? Se pinta como se viste el patrón, el rico y el propietario.

¿Qué hace el cine? El cine chabacano español que muchos han criticado (no sin sus buenas dosis de moralismo, ojo con eso) y el estadounidense estereotipado hasta decir basta son creadores de paraísos. Pintan la realidad actual, la dotan de un humor picante y reflexionan fugazmente sobre ella. La reflexión rápida se queda en la superficie del paraíso y a todo el mundo le encanta.

El cine ofrece como paraíso la realidad de la que hay que escapar.

Un saludo.

Fran Riveira

29 de enero de 2014, en Zaragoza.

Facebooktwittergoogle_plusmailFacebooktwittergoogle_plusmail

Sobre el autor Ver todos los posts

Francisco Riveira

Graduado en Filosofía. Investigador predoctoral en Filosofía y Retórica de la Ciencia.

Berlín, Alemania

1 comentarioDeja tu comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *